Cuba Blog – Blogs from Cuba
Ayuda a Iniciativa Cubaverdad
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Google – Web

Google – Sitios Cubaverdad
Busca en Blogs de Cuba con Google
Loading


Follow this Blog
Categorias
Descripción: Descripción: Descripción: Descripción: http://www.lanuevanacion.com/images/lnn1.png
·          
ESTA SEMANA EN LA NUEVA NACION -octubre 5 de 2018NOTICIAS
Descripción: Descripción: Descripción: Descripción: http://www.lanuevanacion.com/uploads/Opini%C3%B3n/cosmebeccarvaela.jpg 
EL VATICANO ENTREGA LOS CATÓLICOS CHINOS AL COMUNISMO
Por Cosme Beccar Varela
El Sábado 22 de Septiembre pasará a la Historia como una de las fechas más negras en la historia del catolicismo: por orden del Papa Francisco y la inicua colaboración de la Secretaría de Estado en manos del Cardenal Parolin, el Vaticano firmó un acuerdo con el gobierno comunista chino mediante el cual los dos Obispos fieles a la Iglesia que quedan son exonerados y los “obispos” de obediencia comunista, cismáticos y excomulgados hasta el 22 de este mes, pasan a ser rehabilitados y legitimados. De aquí en adelante, los Obispos de la Iglesia los nombrará el gobierno comunista y el Papa sólo tendrá el poder de “vetar” a alguno, cosa que, ciertamente, no hará, visto el clima de traición y de sumisión a la tiranía comunista en que se ha tramitado esta infamia.
A través de la Agencia de noticias “Asia News”, el Cardenal Joseph Zen, ex-Arzobispo de Hong Kong, desde su retiro en esa ciudad, publicó esta declaración:
“(AsiaNews 23/9/2018)
“En relación a la firma del acuerdo provisional firmado hoy entre China y la Santa Sede, referido al nombramiento de obispos, el obispo emérito de Hong Kong, Card. Joseph Zen, hizo llegar a AsiaNews la siguiente declaración:
“El tan aguardado comunicado de la Santa Sede es una obra maestra de creatividad en lo que respecta a decir nada con muchas palabras.
“Dice que el acuerdo es provisional, sin decir cuál por cuánto tiempo será válido el mismo; dice que éste prevé evaluaciones periódicas, sin decir cuándo vencerá el primer plazo para ello.
“Por otra parte, de cualquier acuerdo se puede decir que es provisional, en tanto una de las partes siempre puede alegar una razón para solicitar una modificación o incluso una anulación del acuerdo.
Pero lo importante es que si nadie pide modificar o anular el acuerdo, éste, aun siendo provisional, es un acuerdo en vigor. La palabra «provisional» no dice nada.
«El acuerdo trata del nombramiento de Obispos». La Santa Sede ha dicho tantas veces esto, y desde hace tanto tiempo. Entonces, ¿cuál es el resultado de tantos esfuerzos? ¿Cuál es la respuesta a nuestra larga espera? ¡No se dice nada! ¿Es secreto?!
“Todo el comunicado se reduce a estas palabras: «Se ha firmado un acuerdo entre la Santa Sede y la República Popular de China en relación al nombramiento de Obispos». Todo los demás son palabras sin sentido.
“Entonces ¿cuál es el mensaje que la Santa Sede pretende mandar a los fieles de China, con este comunicado? «Tengan confianza en nosotros, acepten lo que hemos decidido» (?).
Además, ¿qué irá a decir el gobierno a los católicos, en China? «Obedézcannos, la Santa Sede ya está de acuerdo con nosotros» (?).
“¿Aceptar y obedecer sin saber qué se debe aceptar, y en qué se ha de obedecer? ¿Una obediencia «tamquam cadaver», para usar el idioma de San Ignacio?
“Estamos particularmente preocupados por saber: «el nombramiento de Obispos», ¿incluye asimismo la legitimación de siete? ¿Incluye también el re-nombramiento de los Obispos de la Comunidad «clandestina», presentados esta vez por el Gobierno? Y a aquellos que no acepten tal re-nombramiento, ¿no les queda más que estar agradecidos al gobierno por reconocerlos finalmente como Obispos
Eméritos?”
* * *
En 1951 Mao Tse Tung rompió relaciones con la Santa Sede y empezó a perseguir a la Iglesia con saña. Muchos Obispos y sacerdotes, que se resistieron a sumarse a la “iglesia católica nacional china”, obediente al comunismo, fueron martirizados. Esa persecución continúa y continuará, pero ahora con la “bendición” del Papa… Son 67 años de dolor que no les han valido a los heroicos católicos chinos ni siquiera la correspondiente fidelidad del mismo Papa que, en vez de abrazarlos como hijos muy queridos, los entrega al carnicero comunista.
La perversa acción fue informada por el Vaticano en un brevísimo comunicado en inglés, que nada dice sobre los términos del acuerdo:
“Communiqué concerning the signing of a Provisional Agreement
between the Holy See and the People’s Republic of China
on the appointment of Bishops
“Today, 22nd September 2018, within the framework of the contacts between the Holy See and the People’s Republic of China that have been underway for some time in order to discuss Church matters of common interest and to promote further understanding, a meeting was held in Beijing between Msgr Antoine Camilleri, Undersecretary for the Holy See’s Relations with States, and H.E. Mr Wang Chao, Deputy Minister for Foreign Affairs of the People’s Republic of China, respectively heads of the Vatican and Chinese delegations.”
En su siniestra brevedad de sentencia tiránica, el “communiqué” reconoce que la esencia del acuerdo es arreglar con el gobierno comunista el nombramiento de los Obispos en la China. No hace falta pensar demasiado para darse cuenta de que esto significa que el Vaticano acepta que sea el comunismo el que nombre los Obispos y sería de una ingenuidad hipócrita suponer que no designarán sino a los apóstatas que colaboren con el comunismo.
Está vigente la excomunión dictada el 1 de Julio de 1949 por Pio XII contra todo católico que colabore con el comunismo. Luego, todos los Obispos chinos que acepten ser nombrados en las condiciones del acuerdo, están excomulgados porque no consta que el Papa Francisco haya derogado esa pena (ni si puede derogarla). El mismo Papa estoy en duda sino está excomulgado también aunque sería muy extraño. No soy canonista para afirmarlo pero sí para preguntarme si no ha incurrido en esa excomunión, visto que por sus órdenes es que este acuerdo ha sido firmado.
En Cardenal Zen, había hecho otra declaración publicada el 21 de Septiembre, cuando aún no sabía que el acuerdo estaba firmado porque él fue mantenido completamente aparte de esas negociaciones viles. Esas declaraciones fueron publicadas en el “South China Morning Post” el 21/9/2018 bajo el siguiente título:
“El Cardenal Zen dice que el Secretario de Estado debe renunciar por *traición” a la Iglesia en China” y sus frases más expresivas son las siguientes:
“Están entregando el rebaño en la boca de los lobos. Es una traición increíble, dijo el Cardenal”… “Zen dijo que él creía que cualquier acuerdo con la China atea implicaría un terrible golpe a la credibilidad del Papa Francisco”…
Esta es una traición más cometida por el Papa Francisco y una de las más repugnantes porque implica entregar a quienes fueron fieles a la Santa Iglesia Católica, Apostólica Romana hasta la muerte o padeciendo sufrimientos indescriptibles. Caerá sobre su cabeza cualquier apostasía o cualquier rebelión en que incurran esos desdichados hermanos en la fe cuando se enteren que quien creían que era un Padre, garantía de la Fe y de la divina misericordia del Divino Salvador, les quitó todo auxilio y, en negociaciones clandestinas, los dejó expuestos a la muerte del alma y del cuerpo.
¡Santa Madre de Dios, protege a esos hermanos en la fe y haz cesar cuanto antes esta noche obscura en la Historia de la Iglesia!
Importancia del ayer en el mañana
Discurso de investidura ante la Academia de la Historia de Cuba en el exilio. Hugo J. Byrne.
Distinguidos Académicos, dedicados estudiosos de la historia de nuestra tierra natal, amigos y colegas:
El presente es un concepto intangible, una entelequia, pues cada instante transcurrido pertenece al pasado. El tiempo se compone sólo de dos realidades: futuro y pasado. El primero es la incógnita que tratamos de despejar. El pasado es todo lo contrario: el estudio imprescindible de la existencia humana que llamamos historia. Aprenderla, investigarla, escudriñarla profundamente, siempre nos ayudará a enfrentar el porvenir con relativo éxito.
La historia es la única fuente de información verificando cómo las libertades individuales generaran un progreso real para la especie humana. Mientras que las utopías totalitarias no solo detuvieron ese progreso, sino cometieron genocidio y provocaron guerras para detenerlo. La gran virtud de la historia es que hace esa realidad evidente para los futuros estudiosos. Avanzo un ejemplo.   
A través de la historia sabemos que las personas pobres en la actualidad disfrutan de un nivel de vida muy superior al de los multimillonarios del siglo XIX en las sociedades que se rigen por derecho. Por supuesto, no me refiero a indigentes sino a personas de moderados recursos y bajos niveles de ingreso en naciones que son libres en el orden social y económico.
Durante la segunda mitad del siglo XIX para los “todopoderosos” magnates de antaño, era imprescindible emplear mucho tiempo en toda actividad. Recordemos que el tiempo es nuestro más preciado tesoro, por ser limitado y por tanto, insustituible. Se ha dicho con sobrada razón que dedicar tiempo a otra persona o personas, es la máxima expresión de amor.
Visitando a un amigo en Nueva Jersey, John D. Rockefeller, desde el vecino Nueva York, tenía que enviar un sirviente a su cochera para traer el vehículo que lo transportara a Nueva Jersey. No tengo la menor idea del tiempo que usaba ese arcaico transporte para llegar a su destino. Sin embargo, estoy seguro de que si viviera hoy llegaría en una fracción de ese tiempo en su limusina. Aún más importante es que cualquier pobretón lo haría hoy con igual presteza, a bordo del “subway” o de un autobús.
Para ver ópera, John Pierport Morgan estaba forzado a ir a un teatro y llegar antes de la hora programada para sentarse en un palco. No existían entonces televisión ni ordenadores electrónicos, hoy al alcance de quienes disfruten de libertad económica, corolario del capitalismo, ya sean pobres o acaudalados
Los coches de lujo y los carretones rústicos de antaño no tenían refrigeración y durante el verano, tanto pobres como ricachones  sudaban de lo lindo. El frío era harina de otro costal, pero el adinerado tenía que cubrirse del gélido viento con tanto trapo que hasta le dificultaba el movimiento.
A mediados del siglo XIX la única calefacción disponible era producto de quemar carbón o leña, único combustible al alcance de todos, pobres o encumbrados. Pero visitar Europa desde Nueva York a mediados del siglo XIX, tomaba un mínimo de dos meses y a veces hasta ochenta días de navegación a vela.
En contraste, la primera vez que abordé un vuelo transcontinental y transatlántico (desde LAX en Los Ángeles hasta Heathrow en Londres) en 1986, el trayecto tomó menos de catorce horas. No creo necesario agregar que no soy rico. Por supuesto, todo el progreso obtenido por el hombre a pesar de los desastres naturales y las guerras, se resume en una frase: “los avances de la ciencia”. Es muy difícil ignorar que la historia no es otra cosa que “la ciencia que estudia el pasado“. No dudo que algunos estén en desacuerdo porque en todo currículo formal esta disciplina está incluida en el capítulo de “Humanidades”. También afirmo algo que ya empieza a aceptarse universalmente: cuanto más tiempo transcurre desde los acontecimientos del pasado, se aprende más sobre ellos.
Para demostrar lo afirmado, terminar mi largo preámbulo y entrar por fin en la Historia de Cuba, voy a referirme a la explosión del barco de Guerra USS Maine, en la Bahía de La Habana, el 15 de febrero de 1898. Aunque cuando fue lanzado al agua en 1890, era clasificado como un “Crucero-Acorazado”, el Maine no era una cosa ni la otra. Algunos destructores contemporáneos desplazan el triple de toneladas de agua.

Por supuesto, esa comparación no es justa y la uso solamente como referencia. De acuerdo a su arbitraria clasificación sería plausible comparar al Maine con el Olympia, Buque Insignia del Comodoro Dewey en la batalla de la Bahía de Manila. Está demás decir que el Olympia era un verdadero acorazado, durante años el navío más grande con casco de acero. También fue el mayor acorazado construido en la costa oeste de Estados Unidos desde junio de 1891 hasta el lanzamiento del USS Oregon en noviembre del año siguiente. Ambos navíos vieron acción durante la guerra con España.

 

La controversia histórica sobre la explosión del Maine en la Bahía de La Habana, a pesar de todas las evidencias e investigaciones y, contradictoriamente, como resultado de ellas, todavía perdura. En ese desastre perecieron más de doscientos marinos de Estados Unidos. Por lo menos hubo cuatro investigaciones de la tragedia y lo más interesante de eso es que todas alcanzaron resultados diferentes.

 

La primera de las pesquisas fue realizada justamente después de la fatal explosión. El equipo investigador comisionado por La Habana se concretó a una breve entrevista con el Capitán del Maine, Charles D. Sigsbee, más una inspección ocular en el sitio preciso del siniestro, pero desde la superficie. Sus resultados indicaban que la explosión se había generado desde el interior del navío. La segunda fue realizada por la “Corte de Investigación” que convocara Washington en el Fuerte “Zachary Taylor” de Cayo Hueso, el dos de marzo del mismo año, inmediatamente después de un estudio de los restos del Maine. Usando personal, técnica y equipos sumergibles, los americanos concluyeron justamente lo contrario que los peninsulares. ¿Quién puede sorprenderse?

 

Después de terminada la contienda con España los hierros retorcidos del Maine fueron conducidos por el antiguo “filibustero”, John (“Dinamita”) O’Brien, veterano de una docena de expediciones a Cuba insurrecta durante los años 1896 y 1897. O’Brien, entonces Jefe de los Prácticos de la Bahía de La Habana, encabezó un grupo de remolcadores oceánicos para depositar la corroída nave en el sitio de su descanso final, fuera de las aguas territoriales de Cuba. 

 

En el año 1976, el Almirante Hyman Rickover, conocido  como “Padre del submarino nuclear”, encabezó una nueva investigación de la explosión del Maine, utilizando recursos no conocidos antes. Su examen confirmó el veredicto de que la explosión se había originado en las entrañas del navío y que probablemente era el resultado fatal de la combustión espontánea del carbón bituminoso que entonces usaban como combustible. Accidentes como ese eran bastante comunes por esa época. Me inclino a dar crédito a esa versión.

 

Una vez más en 1998, en el centenario de la explosión del Maine, la Asociación Nacional Geográfica, con sede en Washington y de la que fui socio durante muchos años, comisionó una firma de ingeniería naval muy prestigiosa para investigar la explosión del barco de guerra. Ésta se desarrolló utilizando los instrumentos más sofisticados de la época, que ya incluían modelos de computación. Los resultados de este cuarto análisis fueron muy sorprendentes: ¡La explosión pudo originarse tanto desde dentro como desde fuera! Sobre ese tema escribí un ensayo en el mismo año,  el que se publicara junto a una gran foto del “Maine” en la primera plana del desaparecido semanario cubano “20 de Mayo” del sur de California. 

 

A pesar de que se han originado muchas teorías alrededor del hundimiento del Maine, señalado por muchos como motivo fundamental del desate bélico de 1898 entre Estados Unidos y España, mi opinión es muy diferente y baso mis convicciones en mis investigaciones de los intereses permanentes y antagónicos de ambas partes en conflicto. Estos sobrepasaban en importancia a incidentes fortuitos, aunque resultaran tan sangrientos como la explosión del Maine

 

La Guerra Hispanoamericana era una realidad tan inmediata como inevitable desde la severa destrucción de muchos legítimos intereses económicos norteamericanos durante la campaña insurrecta de 1895. En ese año la zafra azucarera fue impedida y muy obstaculizada para el futuro cercano. Los campos de caña fueron reducidos a cenizas. La destrucción con explosivos dañó ingenios y ferrocarriles en el mismo corazón de las provincias occidentales. Desde ese momento la pregunta no era si la guerra con Washington se desataría, sino cuándo. En esta conclusión no estoy solo. Un historiador de la talla de George O’Toole en su obra “The Spanish War”, afirma que la guerra fue si acaso muy ligeramente estimulada por la llamada prensa “amarilla” y el desastre del Maine. Es básico investigar bien los hechos para separar la realidad de la fantasía y del mito.

 

En el resumen final de un artículo titulado, “Los noventa y dos días”, publicado primero por la Revista “Herencia Cubana” hace ya más de diez años, expliqué usando los mejores argumentos de que soy capaz, cómo el conflicto entre Washington y Madrid de 1898 tiene sus verdaderas raíces en la victoria económico-militar de la insurrección cubana de fines de 1895.

 

No es necesario consolidar terreno conquistado para ganar guerras. La historia está repleta de incidentes bélicos que demuestran todo lo contrario. Cuando el Imperio del Japón se rindiera a los Aliados en ceremonia solemne a bordo de un Acorazado norteamericano en la Bahía de Tokio en 1945, ni un solo soldado occidental había invadido por tierra las cuatro islas principales de ese Imperio. Como MacArthur en su campaña del Pacífico, en la Cuba de 1895 el objetivo del General Máximo Gómez no era ocupar terreno, sino arruinarloPara ello usó tea y explosivos, no cargas al machete.

 

Algunos erróneamente atribuyen al Presidente William McKinley la responsabilidad en la guerra contra España. Nada más lejos de la verdad histórica. McKinley hizo cuanto pudo por evitarla. Al reconocer que legítimos intereses norteamericanos eran muy negativamente afectados por la guerra, empezó a cambiar su impráctica actitud pacifista. Concluyó que el conflicto con Madrid era propicio a grandes posibilidades de victoria rápida y con ella empezar a reunir a la nación en una misma causa, reduciendo antagonismos creados por la herencia nefasta de la Guerra Civil

 

El congreso de Estados Unidos estaba listo para afrontar el desafío colonial español, con o sin McKinley. Para demostrarlo cito aquí parte de un discurso pronunciado por el más importante legislador republicano de su tiempo: el influyente Senador por Massachusetts Henry Cabot Lodge, quien en sesión del Senado norteamericano declarara: …legítimos intereses financieros de Estados Unidos están siendo destruidos… Cuba libre significaría grandes oportunidades de inversión a nuestro capital…  deberíamos ofrecer nuestros buenos oficios para mediar… restaurar la paz otorgándole independencia a una colonia que España ya no puede sostener“. Esas declaraciones datan de antes del hundimiento del Maine y de la llamada “Resolución Conjunta.”

 

El devenir histórico de la humanidad es una cadena infinita de acontecimientos diversos en apariencia, pero cuyos eslabones están íntima y estrechamente relacionados entre sí. Nada ocurre por casualidad.  La historia de Cuba no es excepción de esa regla. El futuro es una incógnita que sólo podremos despejar estudiando y aprendiendo del pasado. Nadie sabe a dónde va sin saber de dónde viene.

 

Solamente conociendo ese pasado se puede aspirar a rescatar a Cuba, no sólo de la presente infame tiranía totalitaria. También y eminentemente, a rescatar a los cubanos de la corrupción social y del envilecimiento colectivo al que esa tiranía los ha forzado a vivir durante sesenta largos años, para perpetuar la explotación de su desalmado y totalitario poder.

 

Gracias por su amable atención. 

 

SUCINTAS NOTAS BIOGRÁFICAS
-sobre Roberto Luque Escalona 
Nació en Holguín, en 1936. Cursó estudios de Licenciatura en Ciencias Políticas en la Universidad de La Habana y Licenciatura en Historia en la Universidad Nacional Autónoma de México. Trabajó como periodista en la agencia de noticias Prensa Latina y como editor de mesa en la revista Economía y Desarrollo.
En 1992 emigró a los Estados Unidos, donde se ha desenvuelto como Lecturer (Docente Universitario) de Español en la Universidad Sam Houston, Texas, y como articulista en el semanario Libre, y en los diarios El Nuevo Herald Diario Las Américas.
Ha publicado once libros, diez de ellos estando en el exilio: siete novelas (una traducida al francés y otra al italiano), tres ensayos (uno traducido al inglés) y una recopilación de artículos periodísticos publicados en Libre.
-sobre Oswaldo Payá Sardiñas
La HabanaCuba29 de febrero de 1952provincia de Granma22 de julio de 2012). Activista político cubano, líder de la oposición política al gobierno cubano. Fue el fundador y el organizador del Proyecto Varela,? mediante el cual, amparado por la Constitución, recolectó las firmas necesarias para presentar al gobierno una solicitud de cambios en la legislación. Fue Premio Andrei Sajarov a los Derechos Humanos del Parlamento Europeo en 2002? y candidato oficial al Premio Nobel de la Paz 2011,? 2010, 2008, 2003 y 2002.? Fue vicepresidente de honor de la Internacional Demócrata de Centro.
Oswaldo Payá falleció en un sedicente accidente automovilístico, ocurrido mientras viajaba por la provincia cubana de Granma. En el mismo accidente también falleció el opositor Harold Cepero. Su propia familia declaró que el automóvil había sido embestido varias veces con la intención de sacarlos de la carretera y provocarles un accidente. Un colaborador de Miami indicó que 20 días antes ya había tenido un accidente similar en el que el coche donde viajaba el opositor había quedado con las ruedas hacia arriba.

http://cubanoticiasdisidentes.blogspot.com/feeds/posts/default
Go to article

Noticias relacionadas:


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.