Cuba Blog – Blogs from Cuba
Ayuda a Iniciativa Cubaverdad
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Google – Web

Google – Sitios Cubaverdad
Busca en Blogs de Cuba con Google
Loading


Follow this Blog
Categorias

Las imágenes de Miguel Díaz-Canel recorriendo La Habana esta semana me remitieron a la época en que era secretario del Partido Comunista de la provincia de Villa Clara y se empeñó en cambiar la imagen de la ciudad de Santa Clara.

Arremetió contra basureros, paredes sin pintar y panaderías para “combatir lo mal hecho” y se aparecía sin ser advertido. Comenzaron a decirle El Fantasma aunque todavía no usaba guayabera ni sombrero blanco.  Sólo los  “pulovitos Micky Mause”.

Recorría calles, entraba a establecimientos estatales fustigaba a los “indolentes” (era el término de moda) y acompañado de un séquito más pequeño que el de ahora llamaba a los ciudadanos a combatir “lo mal hecho” y trabajar con ahínco y con esmero.

No faltaron las anécdotas de los que lo vieron llegar de madrugada a una panadería a velar por la calidad de la bolita del pan de racionamiento.

Otros aseguraban que se desplazaba por la ciudad en bicicleta a cualquier hora para detenerse en las cafeterías donde por lo general vendían croquetas del cielo porque se pegaban en el cielo de la boca cuando las mordían, fritas de ave, que sospechábamos las hacian con aves de rapiña y un Té vietnamita con sabor a saco  (el azúcar que usaban para endulzar la envasaban en sacos de yute.

Luego  se iba y la vida seguía, sigue,  igual.

Cambiar la imagen de la ciudad estuvo en la mira del dirigente comarqueño y de cierto modo logró por algún tiempo algunas “victorias”. Los basureros se fueron del paisaje, el parque Vidal, las instalaciones a su alrededor y las fachadas de las casas situadas en las arterias principales cobraron vida por la pintura que le impregnaron.

Fueron meses de entusiasmo en que la orden de preservar la  arquitectura del Parque Central y sus alrededores pasó a ser el tema de análisis en cada reunión.

Hicieron un Boulevar en la ciudad principal. También los municipios recibieron la “orientación” de designar un pedazo de calle para construir sus boulevares. Los terminaron años después de que a Díaz-Canel lo trasladaran para Holguín (donde conoció a la señora Cuesta y se divorció de la madre de sus dos hijos en Santa Clara).

Cuentan los reporteros locales que El Mejunge tiene mucho que agradecerle. Algunos gays de aquella época le agradecen ese lugar de encuentro y esparcimiento.

La fama de “hombre de pueblo”, de  “jefe comprometido” con la gente de a pie, de dirigente que “entendía” las necesidades, trascendió por los municipios y comenzaron a escribirle a Díaz-Canel para presentarle quejas, reclamos y una larga lista de etc.

Al  hombre le llegaron tantas cartas que una vez en uno de los discursos de conclusiones de alguna asamblea se quejó de las abundantes misivas de un escritor de Santa Clara informándole de  abitrariedades e injusticias con el mundo de la cultura local, (me lo contó un dirigente de  cultura de Manicaragua que asistió a esa reunión.

Camino a la  "Finca Canel"En Placetas no faltaron ilusos que se esperanzaran con algunas mejorías en la región  porque era el nieto de Daniel Díaz-Canel dueño de una finca cerca de Falcón que llevaba el mismo nombre del abuelo asturiano y que fue legada al padre del dirigente antes de 1959 e intervenida por la Dictadura poco tiempo después.

No se sabe si fue él quien lo pidió o le asignaron ser diputado a la Asamblea Nacional por ese municipio, pero lo cierto es que mientras estuvo en el Partido Provincial también daba sus vueltas por Placetas (como era su deber de diputado) para que “el pueblo lo viera cumpliendo con sus funciones”. Nunca estuvo en la finca que le perteneció al padre.

Nació en la ciudad de Santa Clara y sus vecinos en la calle Nazareno, los amigos de las escuelas donde hizo el pre y la secundaria y los conocidos tanto allí como en Falcón sabíamos que era hijo de un hombre que nunca abrazó las ideas del comunismo.

De hecho, mientras  fue adolescente tampoco sus condiscipulos jamás creyeron que  “Migue” diera un giro de tal magnitud. Hubo personas crédulas que pusieron en él  algunas esperanzas con relación a “cambios”. Al menos eso escuché a mi alrededor cuando dejé Cuba en 2004.

Luego pasó el tiempo y un águila sobre el mar…  Como mismo pasarán las auras sobre los escombros y basureros de siempre en La Habana.

diaz-canel-recorrido 1995diaz-canel-ujcdiaz-estudiante-yabu en 1998diaz-recorrido-centros

 

 

 

 

 

 

 

o que denominaban

http://lafronteratransparente.com/feed/
Go to article

Noticias relacionadas:


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *