Cuba Blog – Blogs from Cuba
Calendario
April 2018
MTWTFSS
« Mar  
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30 
Ayuda a Iniciativa Cubaverdad
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Google – Web

Google – Sitios Cubaverdad
Busca en Blogs de Cuba con Google
Loading


Follow this Blog
Categorias
secretaria@centrocubanodeespana.org 

Apr 15 at 7:52 AM
Ocasionalmente, como en el caso del presente mensaje, el CENTRO CUBANO de ESPAÑA contribuye a la divulgación, sin ánimo ni propósito lucrativo –es decir, gratuitamente- ni fines comerciales, e identificando siempre las fuentes, de las informaciones y los puntos de vista expuestos en medios de opinión sobre temas –algunas veces, tratados humorísticamente para resaltar su moraleja- de relevancia e interés para la convivencia democrática de la sociedad contemporánea en general y el objetivo de la restauración de un Estado de Derecho en la República de Cuba. Esta tarea desinteresada de difusión de ideas y hechos tiene su amparo en la necesaria garantía de la libre transmisión del pensamiento, de las ideas y de la información, de la que es acreedora la sociedad dado el interés general en la formación de una opinión pública libre y democrática (según reiteradamente ha declarado el Tribunal Constitucional, en su interpretación del derecho fundamental a comunicar y recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión –consagrado en el art. 20.1.d de la Constitución Española-).
De nuevo, el frontispicio del presente boletín se engalana con un trabajo del Dr. Eduardo Lolo: esta vez, la reproducción del penetrante análisis de las nefastas consecuencias que en España se están derivando del tósigo del regionalismo secesionista desprovisto de razón de ser (más allá de la desbocada ambición personalista de un hatajo de politiqueros que persiguen a toda costa ser “cabezas de ratón” antes que “colas de león”) –que es el caso que estudia y describe el académico cubano residente en los EE.UU. de América, Dr. Eduardo Lolo- y del que Cuba hubo de padecer episódicamente durante sus Guerras de Independencia, puntualmente con ocasión de la sedición de las Lagunas de Varona, que tan dañino ejemplo entrañó para la disciplina del Ejército mambí y contribuyó al desfavorable desenlace -para los insurrectos- de la Guerra Grande (1868-1878).
                Como el mismo ensayista ha indicado con respecto a la literatura cubana, en la disertación pronunciada el 8 de julio de 2016 en Miami ante el 98º Congreso de la “American Association of Teachers of Spanish and Portuguese”, “…la cubanía, de inicios en taíno y desarrollo en español salpicado de chino, congo o carabalí [   ] Sus autores pueden sentirse o imaginarse ‘cubano-algo’, o viviendo en el guion que une o separa lo cubano del otro elemento dicotómico…Sus obras pueden haber sido creadas tanto en español como en la lengua de sus circunstancias culturales, según les pluguiere o pudiesen. Pero, por los temas recurrentes que desarrollan directa o indirectamente, y el tratamiento de sus historias y personajes, no hay dubitación posible: los delata una isla y sus tiempos adoloridos en medio de la frente, que es la quintaesencia del ser cubano, en cualquier lugar y en cualquier idioma…¿Y las palmas? Bueno, al menos para mí, siguen siendo “novias que esperan”.”
Dolor de España
Descripción: Descripción: https://estaticos.efe.com/efecom/recursos2/imagen.aspx?lVW2oAh2vjNsH4zAzVb8QOe1dq7jQtL1Q4TncnkXVSTX-P-2bAoG0sxzXAaKMBFIazzCEpeGU9sT7ZBahuwW7bwGZQ-P-3d-P-3d
Eduardo Lolo, escritor, bibliógrafo y catedrático jubilado residente en Nueva York, es miembro de la Academia Norteamericana de la Lengua Española (ANLE) y Comendador de la Imperial Orden Hispánica de Carlos V.
31 oct.- Procedentes de los Estados Unidos, mi esposa y yo arribamos en octubre de 2017 a un Madrid de balcones espontáneamente engalanados con la bandera española, como cuando la coronación del rey Felipe VI en 2014, de la cual fuimos testigos. Entonces era fiesta; ahora, incertidumbre.
El cambio se debe a la difícil situación que vive el pueblo español en estos momentos por la anunciada y finalmente emitida declaración unilateral de independencia de Cataluña por parte de un supuesto parlamento -y digo supuesto porque solamente un grupo de parlamentarios podía parlar.
La forma en que se ha venido desarrollando desde un principio el secesionismo en Cataluña apunta, indiscutiblemente, hacia el totalitarismo como sistema político: coartar la libertad de expresión de parlamentarios y ciudadanos que piensan distinto, la tergiversación de la realidad por parte de una prensa cómplice o controlada, el adoctrinamiento, el asedio y hasta la discriminación de los niños en las escuelas, etc. etc. En fin, algo muy diferente de movimientos semejantes en Escocia y en Canadá, donde siempre se respetaron las reglas de convivencia civilizada de la democracia y las normas de sus respectivas constituciones.
Una República de Cataluña, en la forma en que ha sido concebida, nacería con el germen de su propia ruina en tanto que sueño asociado a la libertad y el respeto a los derechos humanos de todos los catalanes. La propia clase política regional que la promueve ha sido ejemplo de corrupción, imposición política y caudillismo despótico. Algunos de sus más altos representantes han terminado tras las rejas, y es de presumirse que otros muchos todavía permanecen libres solo gracias al poder del dinero y las prebendas políticas de clanes de corte mafioso. Financieramente, todo anuncio de redistribución de la riqueza ha terminado, inexorablemente, redistribuyendo la pobreza y el incongruente advenimiento de una nomenclatura política amasando fortunas que los ricos del viejo régimen no habrían ni siquiera soñado. Una Cataluña independiente no sería una excepción; la avalancha de la ignominia ya ha comenzado. El parto catalán de una república tarada de infamia, como se aprecia en la actualidad, sería una bancarrota histórica para toda Cataluña.
Sin embargo, soy optimista. Estoy seguro de que el resto de España no va a dejar abandonada a parte fundamental de sí misma; ello es el clamor de muchos catalanes de bien. Además, espero que los catalanes confundidos o adoctrinados escuchen, finalmente, al resto de sus hermanos de la Península y no les pase como a los venezolanos, que creían que los cubanos exiliados estaban exagerando al vaticinarles la destrucción del país por la pérdida de la democracia.
El totalitarismo es uno solo, con disfraces ideológicos varios, tanto de izquierda como de derecha, unidos o semejantes en sus extremos: nacionalismo, antiimperialismo, fundamentalismo religioso, populismo, liberalismo, proteccionismo, etc., etc. En cualesquiera de sus variantes la democracia se torna demagogia; la tolerancia, intransigencia; la cordialidad, insolencia; y la veracidad en medias verdades (que implica que sean, al menos, medias mentiras).
Bajo un régimen totalitarista el mundo se vuelve, paulatinamente, al revés, pero una forzada mirada inversa por medio del engaño en un principio y luego del terror crea el espejismo de que está al derecho. El nuevo Mesías es infalible, omnipotente y omnipresente: el Führer, el Gran Timonel, Il Duce, El Comandante en Jefe, etc., etc. En Hispanoamérica hemos tenido una buena colección de ellos: hay ejemplos no muy lejanos en el tiempo con la etiqueta de izquierda (Hugo Chávez), de derecha (Anastasio Somoza) o de los que viajan de una a otra (Fidel Castro), pues en definitiva para el totalitarismo la ideología no es más que un útil vestuario de ocasión, a seleccionar pragmáticamente de acuerdo con las circunstancias.
Sin embargo, lo peor de todo es que el totalitarismo se basa en la esperanza frustrada de las masas y la falsa imagen de pertenencia a un clan que creen superior: “nosotros” (los buenos) versus “los demás” (los malos). Toda idea diferente (ni siquiera tiene que ser contraria) se convierte en anatema a silenciar, hasta con la muerte de quien la esgrima, convertido en “el enemigo” a eliminar, aunque hasta ayer haya sido un afable familiar, un buen amigo de toda la vida o un solidario compañero de trabajo de muchos años.
Todos los “convertidos” en la nueva “fe” quieren para sí el papel del David que derrota a Goliat, para al final ser devorados por un imprevisto Goliat disfrazado de ilusión supuestamente tangible. Se trata de una vieja historia en forma de Hidra, o de una Hidra en forma de historia, pues el orden de los horrores no afecta el espanto. Ojalá que tampoco esta vez la mitad de España muera de la otra mitad.
Descripción: http://www.mirevistacubana.com/media/com_acymailing/upload/lnn_sin_foto.jpg
Descripción: http://www.lanuevanacion.com/uploads/Opinión/estebanfernandez.jpg 
LA FALTA TOTAL DE ESCRÚPULOS
Por Esteban Fernández
Yo soy, quizás, el único cubano que considera que Fidel Castro hubiera llegado al poder DE TODAS MANERAS en Cuba. Lo único que lo hubiera detenido hubiera sido la muerte. No es necesario que me digan que “estoy equivocado” porque más de cien personas lo han hecho con anterioridad, sin convencerme.
Desde que tuvo uso de razón ese fue su solitario interés en la vida: Adueñarse y destruir el país que lo vio nacer.
Mi pregunta es ¿Quién lo iba a detener? El que más cerca tuvo la oportunidad de hacerlo fue Fulgencio Batista, tras el alevoso ataque al Moncada, y no lo hizo.
Con anterioridad, fue José Pardo Llada quien al Fidel Castro exponerle sus intenciones de llevar a los miles de manifestantes en el entierro de Eddy Chibás hacia el Palacio Presidencial y derrocar el gobierno de Carlos Prío se negó rotundamente. Ese mismo día ya Fidel Castro se hubiera cogido a Cuba.
Por lo demás, Fidel Castro -a pesar de ser un cochino, desorganizado y cobarde- estaba fuera de serie en Cuba y estaba destinado a jodernos la existencia a millones de sus compatriotas.
¿En que baso mi opinión? ¿En su carisma? ¿En su valentía personal? ¿En sus dotes de líder y en su elocuencia? No, habían cientos de hombres mucho mas carismáticos y dotados que él. 
No pudo lograr un escaño en la Cámara de Representantes, y en la Universidad no estuvo ni cerca de poder presidir la FEU.
En la Ortodoxia Eduardo R. Chibás (que era otro que le tenía bien cortas las riendas) no confiaba absolutamente en él y lo despreciaba.
Entonces repito: Ante todas estas ineptitudes de su parte ¿Por qué yo creo que este tipejo llegaría a dominar nuestro país de todas todas?
Muy sencillo: Porque en nuestra nación, en toda nuestra historia, ÉL ERA EL ÚNICO HOMBRE CON LA FALTA TOTAL DE ESCRÚPULOS. Y eso es algo que no se da jamás. Es uno en miles de millones. Es más, en la historia mundial no se conocen muchos casos de hombres desprovistos totalmente de remilgos. 
Falta total de reparos, sin conciencia, quiere decir que un engendro del mal -por ejemplo- sería capaz de mandar a matar a un nieto de 15 años de nacido si este se interpusiera en sus planes.
¿Quién sería capaz de asesinar a un buen amigo, a su mejor soldado, a quien no le había hecho mal alguno y sólo le había servido fervientemente jugándose la vida en tierras lejanas? Bueno, eso se lo hizo a Arnaldo Ochoa para echarle la culpa del tráfico de drogas (cosa auspiciada por él mismo) y para eliminar a un supuesto e imaginario competidor en un futuro incierto.
¿Quién hubiera destituido y enviado al “plan pijama” a un hijo como hizo con Fidelito sin que este le hubiera sido infiel en nada? Y no fue porque haya sido un inepto porque inepto es todo el mundo dentro de la maquinaria gobernante en Cuba.
El hombre más malo que usted haya conocido en su vida llora ante la muerte de un ser querido. Cuando yo considero que estoy logrando endurecer mi corazón se me muere mi perro Winston y lloro. Mientras tanto, Fidel Castro se defecó en la muerte de Lina y mucho más en la de Ángel.
Averigüen ustedes: ¿Qué hizo Fidel Castro después de su hipócrita discurso ante la desaparición de Camilo Cienfuegos? ¿Cuánto ayudó al Che Guevara en Bolivia? ¿Qué dijo en Venezuela, al principio, cuando la hélice de un avión destrozó el cuerpo del comandante Paco Cabrera? Dijo más o menos las tres veces: “Eso les pasó por comemierdas”.
Claro que en Cuba había gente mala pero un cien por ciento de la población -todo el mundo- tenía determinados prejuicios. Y este hijo de perro no los tenía.
Fidel Castro era -desde que tuvo uso de razón- un dragón de cien cabezas en un país donde predominaban las personas buenas, decentes, trabajadoras, religiosas. Por lo tanto, estaba destinado a esclavizarnos.
Y logró que los malos fueran más malos, pero sin conseguir a nadie que fuera totalmente falto de escrúpulos como él.
Y mi gran preocupación actual es que en el futuro inmediato Alejandro Castro Espín, sea el único que tiene todas las características de poder emular a su tío. No por gusto, el monstruo le dio “el visto bueno” antes de morir. Dios nos coja confesados.
Descripción: Descripción: https://gallery.mailchimp.com/f80168cdd5e3828c79c9db326/images/1cb38f2f-bc45-45e0-b1e0-32fd68d146ce.png
11 de abril de 2018
POLÍTICA
‘Tropas de choque’ del régimen cubano en Lima vandalizan las vallas que denunciaban la represión
·         DDC | Lima | 11 de Abril de 2018 
Descripción: Descripción: http://www.diariodecuba.com/sites/default/files/imagecache/medium/image_content/vallas110418.jpg
Una de las vallas vandalizadas. (CUBADEBATE)
Simpatizantes del régimen vandalizaron este martes en Lima las vallas que denunciaban la represión, la corrupción y las violaciones de derechos humanos en Cuba.
Las vallas, ubicadas en dos transitadas intercepciones de la capital peruana, en el camino hacia y desde el aeropuerto, estaban dirigidas a los participantes en la Cumbre de las Américas.
Decían “Cuba. ¡Basta ya! de corrupción, represión e impunidad. Alto a las violaciones a los derechos humanos”.
Los seguidores del régimen rompieron los carteles y, en su lugar, escribieron consignas procastristas y “Con Cuba no te metas”, la frase que el diplomático cubano Juan Antonio Fernández dijo a críticos del Gobiernoen un foro previo a la cumbre.
La prensa oficial de la Isla atribuyó la destrucción de las vallas a “amigos de Cuba en Perú”.
Según el sitio oficial Cubadebate, con la acción ratificaron que “no hay provocación de la contrarrevolución mercenaria que quede sin respuesta”.
Dijo que la valla había sido “pagada por elementos de la contrarrevolución cerca del aeropuerto internacional Jorge Chávez de Lima” y “aludía a un mensaje irrespetuoso y ofensivo contra el pueblo y el Gobierno cubanos”.
CUMBRE DE LAS AMÉRICAS
En un movimiento insólito la prensa oficial entrevista a Rosa María Payá 
·         DDC | Lima | 11 de Abril de 2018 
Descripción: Descripción: http://www.diariodecuba.com/sites/default/files/imagecache/medium/image_content/acnentrevistapaya0418.png
Entrevista de la prensa oficial a Rosa María Payá. (FACEBOOK/R.M.PAYÁ)
La promotora de CubaDecide, Rosa María Payá, que asiste a la Cumbre de las Américas de Lima, como coordinadora de la Coalición 26, fue abordada y entrevistada por la prensa estatal cubana en un movimiento insólito.
Los medios oficiales no dan el derecho a réplica a los opositores al régimen, a quienes considera “mercenarios” y “contrarrevolucionarios”. La propia Payá ha sido atacada por el órgano del Partido Comunista en varias ocasiones y en la última exigió la oportunidad de contestar, “un principio básico de la libertad de prensa”.
La activista, presidenta de la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia (JuventudLAC), compartió en su perfil de Facebook un vídeo con la entrevista que concedió a Videos Cuba Hoy y a la Agencia Cubana de Noticias (ACN).Según precisó Payá Acevedo, la “esperaron horas” a que terminara su trabajo en la coordinación de la coalición 26 para encontrarla.
La diplomacia de la guapería
·         DDC | Madrid | 10 de Abril de 2018 
Descripción: Descripción: http://www.diariodecuba.com/sites/default/files/imagecache/large/image/000494905W.jpg
Delegación de La Habana en la Cumbre de las Américas. (Andina)
“No quiero ni oír mencionar la palabra que acabas de decir. Te pido que con Cuba no te metas. Payasadas en Cuba no habrá. No vas a ir en ese talante. Basta, cesen las provocaciones. Y ajústate a lo que tengas que decir.”
Esa fue la respuesta que dio en Lima, en un foro previo a la Cumbre de las Américas, el diplomático cubano Juan Antonio Fernández después que se le mencionara la obstaculización, por parte de las autoridades de la Isla, de la entrega en La Habana del Premio Oswaldo Payá.
Al mal genio con ingenio —la payasada por Payá—. Al funcionario de Exteriores le faltó poco para ponerse a hacer alarde de guapería en el pleno. Pero quedó claro cuál sería (una vez más) la actitud de su delegación en el evento limeño: intimidación y silenciamiento de la disidencia.
La diplomacia cubana no hace así sino trasladar a la escena internacional los métodos característicos del régimen. Incluso con el tono de perdonavidas de quien se sabe intocable: “Y ajústate a lo que tengas que decir… por favor“.
Una farsa cruel
El estallido de Juan Antonio Fernández es una variante de la intervención de Susely Morfa, quien, hace tres años, en Panamá, tachara de “ratas” a los opositores.
Y es que ambos casos son sintomáticos de una de las claves del régimen cubano: esa puesta en escena donde todos han de subir incansablemente el listón, pues bien se sabe que ninguna prueba de lealtad es suficiente.
Por lo mismo, cuando se es rehén de un poder tan arbitrario como ubicuo, el instinto de supervivencia deriva en dos opciones: fidelidad o deserción.
Y si la disyuntiva se plantea en términos marciales es porque la militarización en Cuba abarca todo los ámbitos. En este contexto, la farsa se torna tragedia: siempre hace falta un chivo expiatorio para cimentar un andamiaje que apuesta (a la vez que es corroído) por la doble moral.
El indispensable chivo expiatorio
Hay pues que hacer mérito con alguien. ¿Qué más fácil entonces que cebarse con el eslabón perdido, el disidente? La desacreditación y la represión sistemáticas de la disidencia constituyen la garantía de unidad entre los fieles al mando.
No es de sorprender que la diplomacia cubana termine reproduciendo los mecanismos al uso en la Isla: el adoctrinamiento a base de guapería. Palabrota y testosterona como muestras infalibles de la razón.
Un arrojo que necesita la movilización continua, la declaración de fe. Como si la única política posible fuese la de la confrontación.
No por gusto la supuesta representación de la sociedad civil cubana, apenas bajó del avión, se puso a corear los lemas de siempre. Pero algo falló.
Al principio hubo un cruce de nombres en el habitual “pa’lo que sea”. Unos vitoreaban Fidel, otros Raúl. Al final, ¿por vigencia?, se impuso el segundo. No sería de sorprender que dentro de poco se imponga “pa’lo que sea Díaz-Canel, pa’lo que sea”.
Una actualización a voluntad del eslogan que resulta ambivalente. Bien se puede decir que esa capacidad inagotable de corear el nombre del mandamás de turno es la evidencia misma de la sujeción perpetua a la que parecen condenados los cubanos.
Por otra parte, quizás sea la prueba de lo que se ve en ello: un significante vacío y nada más. Es lo que explica que con frecuencia el vehemente revolucionario de hoy sea “el quedado” de mañana.
Pero, por lo pronto, es esa inercia la que sigue produciendo exabruptos en serie —acatando aquello de que la mejor defensa es el ataque—.
La disidencia, más que el denostado rival político —o, peor aún, el poderoso enemigo—, es el fantasma que atormenta el imaginario del poder cubano. Esa fisura por la que puede comenzar la descomposición de la tan mentada unidad del pueblo.
Para manejar el país a su guisa, el régimen, a modo de legitimación, ha acudido siempre a la imagen de un cuerpo social homogéneo que reacciona unánime, cual un solo hombre. La persistencia de la disidencia es la prueba fehaciente de esa ficción.
Visto así, la estridencia con que las autoridades cubanas saltan ante la más mínima salida del guión contemplado por ellas, es el reflejo de su propia fragilidad, la conciencia de las arenas movedizas sobre las que reposa su edificio.
Por lo tanto, tienen que seguir negando cualquier asomo de oposición (dentro o fuera de Cuba). Y así, ida de rosca, sigue por el mundo esa diplomacia que campa a sus anchas vociferando y sonando. Como reza la consigna, palo que sea.
POLÍTICA
Los ‘héroes’ del poder y la contracultura
·         ORLANDO FREIRE SANTANA | La Habana | 11 de Abril de 2018 
Descripción: Descripción: http://www.diariodecuba.com/sites/default/files/imagecache/large/image/ubieta100418.jpg
Enrique Ubieta durante una conferencia en la Universidad de Ciencias Informáticas. (UCI)
A los intelectuales casi siempre se les asocia con la rebeldía frente al poder, por lo tanto no hay nada que disguste más a un escritor o un artista —excepto a aquellos lacayunos por antonomasia— que el hecho de ser identificados como fieles servidores del oficialismo.
Buena parte de los intelectuales que hoy sirven al castrismo se hallan atrapados en una especie de encrucijada: son conscientes de que defienden a toda costa los puntos de vista gubernamentales, y además desean continuar en esa órbita; mas, por otro lado, no renuncian a la aureola de heroísmo intelectual que tanto agrada a los creadores.
Sin embargo, del seno de esa intelectualidad ha brotado la manera de quedar bien con Dios y con el Diablo. Usando las habilidades de un prestidigitador han permutado los conceptos. Ya el Gobierno cubano no es el poder; es simplemente un contrapoder que se enfrenta a lo que consideran el poder verdadero: el imperialismo yanqui y sus aliados de Occidente. Visto de esa manera, los miembros de la oficialista Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) son unos aguerridos combatientes que luchan contra los abusivos centros de poder.
Otro tanto sucede en el terreno de la cultura. Los muchachones de la UNEAC serían los exponentes de una heroica contracultura que afronta los embates de lo que ellos estiman la cultura dominante: la que sigue las pautas trazadas por el mercado y el sistema capitalista.
Semejante armadura conceptual constituye uno de los platos fuertes del libro Cuba: ¿revolución o reforma?, del ensayista Enrique Ubieta, publicado inicialmente en 2012, y reeditado con bombo y platillo el pasado año, pues las autoridades culturales opinan —entre ellas el ministro Abel Prieto— que se trata de “un texto muy importante para la formación de las nuevas generaciones”.
En dicho libro el señor Ubieta da a entender que la cultura dominante en Cuba es la que muestran las películas que se exhiben los sábados en la noche: los thrillers hollywoodenses que enaltecen el modo de vida yanqui. En consecuencia, y como parte de la más reciente ofensiva gubernamental en el campo de la cultura, acaba de aparecer el artículo “De James Monroe a Marilyn Monroe: América para los americanos” (periódico Granma, edición del 5 de abril), de la autoría del exagente de la Seguridad del Estado, Raúl Capote. Aquí el mensaje de la contracultura insiste en que “la batalla comienza en la sala de la casa”. ¿Será partidario el señor Capote de que se eliminen las películas norteamericanas de la televisión cubana?
Por otra parte, con la firma del columnista Rey Montalvo, Granma publicó el 4 de abril el artículo “¿De qué arte somos dueños o siervos?”, el cual constituye una especie de respuesta a las declaraciones de Descemer Bueno, quien había reafirmado que su música le daba a las masas lo que las masas quisiesen. Ahora la estrategia contracultural del señor Montalvo, tras aseverar que “darle a la masividad lo que la masividad quiere es una subestimación de la inteligencia de esa masa”, terminó por acercarse a la ofensa personal: “El arte también es un reflejo de la sociedad que lo produce y habita, pero la preferencia por lo trivial por parte de un grupo no puede convertirse en el escudo de un creador para viciar su obra. El oportunismo no puede ser virtud”.
Sería conveniente recordarles a esos “heroicos” representantes del contrapoder que mientras ellos descansaban plácidamente la tarde del 18 de marzo del 2003, sin que el poder imperial los molestase, 75 opositores al castrismo eran arrestados por el “blando” contrapoder, sin que el supuesto poder pudiera evitarlo.
RELACIONES CUBA-EEUU
El embajador de Cuba en EEUU sostiene contactos con empresarios cubanoamericanos en Miami
·         DDC | Miami | 10 de Abril de 2018 
Descripción: Descripción: http://www.diariodecuba.com/sites/default/files/imagecache/medium/image_content/joseramoncabanas0418.jpg
José Ramón Cabañas. (MERIDIAN INTERNACIONAL CENTER)
El embajador de Cuba en EEUU, José Ramón Cabañas, sostuvo una reunión el lunes en Miami con empresarios, abogados y políticos cubanoamericanos afines al proceso de normalización de relaciones entre La Habana y Washington establecido por el expresidente Barack Obama.
Según informó Martí Noticiasla inusual reunión se realizó a pocos días de la Cumbre de las Américas en Lima, Perú, y de la “sucesión de poder” anunciada para el 19 de abril por el general Raúl Castro.
En el encuentro, que tuvo lugar en el hotel Hyatt, de Coral Gables, se encontraban el empresario Joe Arriola y el excongresista Joe García, quienes rehusaron responder preguntas del medio miamense.
El empresario Andrés Fanjul dijo al reportero Tomas N. Regalado que asistió a la cita solo para “escuchar lo que (el embajador cubano) tenía que decir”.
El abogado Ralph Patino, por su parte, manifestó su voluntad de “seguir el diálogo comenzado hace cuatro o cinco años con el presidente Obama”.
“Estamos tratando de ayudar a las 11 millones de personas que viven en Cuba, la sociedad civil, y no queremos que haya una interrupción por las pólizas de Donald Trump”, dijo.
Sobre los contactos, de los que no se sabe mucho más allá de lo que han declarado dos de los empresarios, la exprisionera política Cary Roque dijo a Martí Noticias estar convencida de que cualquier intento de acercamiento con el régimen en nada favorece a la sociedad civil cubana.
“Ese es el compromiso que contrajeron todos ellos cuando Barack Obama le regaló a la dictadura castrista seis años de oxígeno, porque no fue cuando hizo relaciones solamente, fue cuando empezó a darle concesiones antes de abrir una embajada, antes de establecer relaciones con la dictadura cubana”, añadió.
Para la exiliada, lo que se ve hoy es “que esa dictadura impunemente patea y golpea a la que sí es la verdadera sociedad civil cubana. Para defender a la sociedad civil de Cuba hay que erradicar a la dictadura cubana”, concluyó.
Trump, que asumió la Presidencia en 2017, dio un giro a las implementadas políticas de Obama respecto a Cuba.
Aunque no cortó los lazos diplomáticos restablecidos por su antecesor, la relación bilateral atraviesa un momento delicado. La Casa Blanca acusa al régimen de La Habana de ocultar quién perpetró los aún no esclarecidos ataques a una veintena de sus diplomáticos en la Isla y de no haberlos protegido.
En respuesta a estos hechos, EEUU evacuó en 2017 a casi todo el personal de su embajada en La Habana, emitió una alerta de viaje a sus ciudadanos y expulsó a 17 diplomáticos cubanos de Washington, además de endurecer el embargo e imponer nuevas sanciones a empresas estatales bajo control militar.
Descripción: https://gallery.mailchimp.com/f80168cdd5e3828c79c9db326/images/8a9cde77-d415-4972-9eb5-e4880072d790.png
12 de abril de 2018
Orishas: ‘La falta de libertad es la asignatura pendiente de Cuba’
Diario de Cuba DDC · 11-abr-2018
     “Cuba ya tiene un concepto político establecido y no parece que vaya a cambiar. El principal problema que tenemos ahora mismo es el económico y eso sí que no se va a solucionar en un futuro cercano”, declaró Ruzzo, integrante de los Orishas, en una entrevista concedida a El País.
     Él y Youtuel ofrecieron sus opiniones sobre el futuro inmediato de la Isla después de la sucesión de Raúl Castro, establecida para el próximo 19 de abril.
     Señalaron al diario español que en el país hay mucha dualidad sin permitirse el diálogo y sin que puedas pensar diferente.
     “Ir en contra del partido único no es dejar de ser cubano, es querer libertad”, dijo Yotuel, quien explicó que el país tiene que ser para todos y que con el Gobierno actual solo una parte de los poco más de 11 millones de ciudadanos están representados.
     “La falta de libertad es la asignatura pendiente de Cuba”, añadió.
     Según El País, ambos se mostraron, no obstante, ligeramente esperanzados: “El nuevo Gobierno no está tan arraigado a la perenne revolución de los Fidel y es posible que abogue más por el diálogo”.
     En abril de 2017, el trío de rap no dudó en asistir a un acto organizado por la Embajada de Cuba en España, el cual estaba dedicado al día de la Unión de Jóvenes Comunistas.
     Ruzzo y Yotuel se encuentran en Madrid para celebrar los tres años del reencuentro de Orishas con un único concierto como parte de su gira El regreso de los dioses. Roldán González, actualmente en Cuba, se incorporará en breve a los artistas.
     El próximo mes de mayo estrenarán Gourmet, su nuevo álbum, que mantiene la misma esencia del rap cubano aunque con un Orishas “más evolucionado y más revolucionado que nunca”. “Todos los ingredientes que hay dentro son finos, exquisitos”, defendió Ruzzo.
     “Solo mientras comes pones en funcionamiento los cinco sentidos y queremos que eso mismo provoque nuestra música”, apuntó Yotuel.
     Los músicos se declaran “comida musical de calidad”, por lo que llamar al disco así era una forma de darle una nomenclatura, de darle una distinción a la música que se hace a fuego lento.
     “La fast food musical está bien, pero queremos que la gente sienta que tuvimos la paciencia suficiente para recolectar los mejores ingredientes musicales y hacer este plato de comida que solo es para buen paladar”, comentó el líder de la banda.
     “La crónica social ha cambiado de tiempo, pero no de contenido”, afirmó Ruzzo, mientras su compañero añadió: “Nosotros hablábamos de lo que acontecía en el barrio, pero nunca sufrimos presiones de ningún tipo”.
     La prostitución, la pobreza, la crítica política, la migración eran temas recurrentes en sus letras y pretenden seguir igual de perspicaces que siempre con canciones como “Sastre de tu amor”, en la que muestran el caso de una cubana que se casa con un extranjero por amor para así “romper con el cliché de que todas son jineteras” o “Mariel”, que habla del éxodo de cubanos que se produjo en el Puerto de Mariel hacia los EEUU en 1980.
     Sobre el tema “Isla bonita” con cuyo estreno quisieron marcar el regreso, dijo Yotuel: “Le debíamos esta canción a Cuba”.
     “Era como pedirle la bendición de nuestro regreso, porque somos quienes somos gracias a ella”, zanjó.IDEA rechaza en la Cumbre de las Américas la ‘sucesión dinástica’ en Cuba
Diario de CubaAgencias · 11-abr-2018
     Los exjefes de Estado y de Gobierno participantes de la Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA) presentaron una declaración al Congreso de Perú en el marco de la Cumbre de las Américas en la que condenaron el régimen de Cuba.
     “La Constitución y el sistema electoral cubanos están diseñados para impedir la participación efectiva y la expresión libre de la voluntad soberana de la ciudadanía”, sostuvieron.
     Para los exmandatarios iberoamericanos, “la actuación de las autoridades gubernamentales, incluidas las electorales, es coercitiva y arbitraria, y viola de manera sistemática los derechos civiles y políticos de los cubanos, quienes continúan siendo víctimas, desde hace 60 años, de la represión de la policía política, especialmente los miembros de la sociedad civil independiente y los prisioneros políticos”.
     “Ante el anuncio de concretarse una especie de sucesión dinástica organizada por las autoridades” este mes, IDEA demandó a los gobiernos miembros de la Cumbre de las Américas que “desconozcan las elecciones presidenciales convocadas por la dictadura”.
     Asimismo, pidió que no se reconozcan “como legítimos y supuestamente electos a los nuevos delegados de las Asamblea Nacional, al nuevo Consejo de Estado ni a su presidente, por no representar ellos la voluntad popular sin ser la expresión de una manifestación libre y democrática por parte de ésta”.
     “Apoyamos al pueblo cubano en su derecho a cambiar el sistema en plebiscito vinculante para poder realizar elecciones libres, justas y plurales”, declararon.
     Asimismo, demandaron el fin de la represión gubernamental y la liberación de los prisioneros políticos y volvieron a agradecer “el otorgamiento que se les hizo del Premio Oswaldo Payá 2018, cuya recepción fue arbitrariamente impedida por Raúl Castro”.
     Durante una conferencia de prensa en la que participó Rosa María Payá, presidenta de la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia (JuventudLac), los expresidentes Miguel Ángel Rodríguez y Pedro Quiroga también emitieron una declaración en la que condenaron “el fraudulento intento ‘electoral’ de la narcotiranía venezolana el próximo 20 de mayo”.
Descripción: https://gallery.mailchimp.com/f80168cdd5e3828c79c9db326/images/8a9cde77-d415-4972-9eb5-e4880072d790.png
13 de abril de 2018
La delegación castrista monta un ‘acto de repudio’ para boicotear un foro en la Cumbre de las Américas
Diario de Cuba DDC · 12-abr-2018
     Más de medio centenar de representantes del régimen y algunos venezolanos boicotearon este jueves, al grito de “mercenarios”, el inicio de la reunión entre representantes de Gobiernos y miembros de la sociedad civil del continente americano, en el marco de las actividades de la VIII Cumbre de las Américas en Lima.
     Cuando el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, se disponía a inaugurar la reunión, la vocera de la coalición 15, Mirthia Julia Brossard Oris, interrumpió para arengar un discurso.
     Brossard Oris es vicepresidenta de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU), organización que utiliza el régimen para el control de      los estudiantes de enseñanza superior.
     A ella se sumó un grupo de cubanos que a gritos de “formato antidemocrático” proclamas y cantando el himno provocaron que se retrasara el inicio del acto.
     El motivo era la presencia en la sala de opositores al régimen cubano, que como norma se niega a hablar con interlocutores que no haya elegido.

POLÍTICA
¿Por qué querría el régimen cubano a un civil y no a un militar como sucesor de Raúl Castro?
DDC | Madrid
Carlos Alberto Montaner, periodista y escritor
Creo que volverán, parcialmente, al plan que tenía Fidel cuando se enfermó: un administrador, un militar y una cabeza política. Fidel pensó que el administrador era Carlos Lage; Raúl Castro custodiaría el polvorín y los servicios de inteligencia y Felipe Pérez Roque continuaría con la locura revolucionaria.
En el esquema de Raúl, Miguel Díaz-Canel administraría el manicomio y Raúl, desde el Partido Comunista, mantendría los hilos políticos y militares.
Aunque la experiencia española es muy diferente, no debe olvidarse que Adolfo Suárez formaba parte de los 40 de (el palacio de) Ayete y Francisco Franco murió convencido de que todo estaba atado y bien atado.
En su velorio comenzó la conspiración para cambiar las cosas. Pese a las divergencias, ambos procesos coinciden en un aspecto: todos están convencidos de que el sistema, además de fallido, es anacrónico.
Pese a los éxitos económicos de la España de Franco, todos sabíamos que el sistema se había forjado en torno a las categorías políticas de los años 30 (nacional-catolicismo vs comunismo). El castrismo se montó sobre la superstición del colectivismo y el antiamericanismo de hace 60 años. Ya nadie cree en eso.
Rafael Rojas, historiador y ensayista
Si, como todo parece indicar, Díaz-Canel resulta designado presidente de los Consejos de Estado y Ministros, se habrá confirmado la hipótesis de que la elección del nuevo delfín, en 2013, respondió a la voluntad de depositar el mando en un político de la nueva generación, con amplia experiencia en el Partido provincial y en el Gobierno nacional, que no hubiera pertenecido al círculo cercano a Fidel Castro.
La trayectoria de Díaz-Canel era ideal porque, además de su experiencia en la estructura básica del Partido, debía su llegada al Buró Político y, por tanto, a la cúpula del poder, a Raúl, no a Fidel. Que fuera un civil, también le agregaba mayor legitimidad presidencial, especialmente en la comunidad internacional.
Díaz-Canel sería, entonces, un presidente cuya autoridad estará siempre acotada por el Ejército y el Partido, por la fuerza y la ideología.
Pedro Campos, exdiplomático y analista
Es una necesidad de política pública e imagen internacional del sistema. Hay que aparentar el cambio. La intención sería poner una cara más joven y que le quite el sello dictadura militar que el castrismo le ha dejado al Gobierno. Pero al parecer es solo la intención para tratar de controlarlo desde atrás y por abajo.
Díaz-Canel, si en definitiva se queda como presidente, sin el control sobre el Partido ni las Fuerzas Armadas, será una marioneta hasta que se acostumbre, se canse o se crea que puede mandar, y vendrán entonces otros problemas.
Omar López Montenegro, director de Derecho Humanos de la Fundación Nacional Cubano Americana
La maniobra no tendría efecto ni sentido con un militar en el poder. Se busca aparentar una “civilización” de la dictadura por medio de la disponibilidad y proclividad a los negocios y, de paso, generar una ilusión de separación de poderes, no en el plano legislativo-ejecutivo-judicial, sino en el plano ideológico-militar-civil (Partido-Ejército-Consejo de Estado).
Es una especie de reformulación de viejas prácticas en Cuba y otros estados comunistas en la segunda mitad del siglo XX, los cuales tenían presidentes de la República, como Osvaldo Dorticós en el caso cubano, aunque no representaran ninguna cuota de poder.
Lartiza Diversent, abogada, directora del Centro de Información Legal, Cubalex
Hay una diferencia entre sucesor y muñecón, y da igual si es civil o militar, en definitiva a todos, desde la escuela primaria, nos dan preparación militar y nos enseñan a cumplir órdenes sin discutirlas. Es un puro cambio de imagen, pues los uniformes no se ven bien, no dan buena imagen pública, y a la vieja guardia le fascina lucir sus grados militares.
Esta persona ocupará ese cargo por designación aunque se aparente que fue electo, y ahí estará mientras cumpla con las misiones que le encomiendan. Su elección no depende de los votos de la población. Es una tapadera. En cualquier momento lo pueden destituir, o no, tal vez renuncie y él mismo se desacredite, o tal vez se suicide. No tiene seguridad en el cargo.
Lo cierto es que no puedo imaginar como sucesor a una persona que todavía es un misterio para la población que supuestamente va gobernar. Es de risa, la población no tiene un favorito, solo acepta a alguien que saben elegirá la cúpula del PCC. Su identidad es pura especulación, aunque tengo que reconocer que es la primera vez que hay incertidumbre en unas supuestas elecciones-designaciones en el panorama político de Cuba.
Juan Antonio Blanco, director de la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba
Le dará mejor imagen a una élite de poder militar, que es la que “manda”, mientras ese civil “administra” lo que le ordenan. A la cúpula en Cuba no les gusta ser percibida como una “junta militar”, y por eso pone a trabajar a todo su aparato de desinformación, para ocultar la verdadera estructura de poder —informal, pero real— que rige el país.
POLÍTICA
Cumbre de Lima: cada quien tiene lo que se merece
JUAN ANTONIO BLANCO |  Miami
Los responsables del circo en la VIII Cumbre de las Américas son los que invitaron a un Gobierno totalitario y policiaco junto a los hampones de sus “brigadas de respuesta rápida”. La canalla, así vista de cuello y corbata, guayabera u overall proletario, nunca debe ser admitida en los convites de la gente decente.
La pretendida representación de la sociedad civil cubana apenas ha arribado a Lima y ya ha hecho amplio despliegue de su miseria humana. Sus groserías, impertinencias y mal sustentada arrogancia no son fruto de convicciones ideológicas adquiridas de manera fanática. Son la sumatoria del más rampante oportunismo con la más repugnante sumisión.
No es una sociedad civil. Ni siquiera una sociedad incivil. Son un amasijo representativo –que no “sociedad”— de la canalla que genera el sistema totalitario cubano.
Para ellos, la VIII Cumbre de Lima es el equivalente a lo que en mi escuela primaria llamaban el “aula de oportunidad”. A ella accedían los que se destacaban para poder saltarse el grado subsiguiente y escalar a otro superior.
Estos gritones, premiados con un viajecito fuera de Cuba —que les permitirá antes de regresar a la Isla de la escasez poder cubrir algunas carencias básicas en las tiendas más baratas de la ciudad—, saben que su misión no es convencer a los participantes en el evento, sino persuadir a sus amos de su perruna lealtad para que los promuevan, a grandes zancadas, a posiciones burocráticas superiores. Eso incluye al embajador Juan Antonio Fernández, que es el primero que no cree ni un ápice de su espectacular histrionismo, quien pretendió imitar las groserías del dictador ruso Nikita Jruschev en plena reunión.
Estas sanguijuelas aprendieron esos trucos observando el meteórico ascenso de una histérica gritona de la oficial “sociedad civil” cubana a la anterior Cumbre en Panamá. En realidad la consigna de ese grupo no debiera ser “todos somos Fidel”, sino “todos somos Morfa”, en alusión a Susely Morfa González, promovida a primera secretaria de la Unión de Jóvenes Comunistas, después que ofreció en Panamá un espectáculo digno de las camisas negras nazis en sus pogromos anti semitas.
Pero, ¿por qué se ha llegado a esta repugnante situación por segunda vez? ¿Por qué se invita de nuevo a un Gobierno totalitario —no solo dictatorial— a participar en un conclave de democracias?
La organización de las Cumbres de las Américas y los Estados Unidos cedieron al chantaje del ALBA y sus compañeros de viaje cuando amenazaron boicotear la VII Cumbre de Panamá si Cuba no era incluida. La invitación a la dictadura más longeva del hemisferio occidental minaba los principios adoptados en la Cumbre de Quebec, que excluían a cualquier Gobierno que no compartiera la Carta Democrática de la OEA. Pero al presidente Obama, empeñado en una errada estrategia de apaciguamiento hacia La Habana, aquel asunto le importaba poco.
Quería que a su última Cumbre como presidente asistiese el mayor número de jefes de Estado —no le importaba si democráticos o tiránicos— de la región. Obama hizo añicos la credibilidad de la Carta Democrática como idea organizadora regional. Su legado fue ceder espacio a gobiernos criminales y dictatoriales como los de Cuba y Venezuela. Ese legado, forjado entre el presidente Obama y el anterior secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, debió ser corregido para esta Cumbre. Pero ni la Secretaría General actual ni los países miembros tuvieron la lucidez de hacerlo.
El segundo craso error es suponer que un país totalitario y policiaco permite la existencia de una sociedad civil autónoma que, como tal, puede ser invitada a eventos democráticos. Los funcionarios peruanos y de otras nacionalidades pueden ahora ver de manera palpable que un Gobierno como el cubano dispone de la capacidad para movilizar suficiente canalla —desde Cuba y la región— para hacerle el trabajo sucio en Lima, ya sea vandalizar una valla, interrumpir las sesiones, dar golpizas, asesinar la reputación de los anfitriones y sus huéspedes o cualquier otra.
¿Quiénes son los responsables de este circo? Todos los gobiernos y organizaciones civiles que le extienden un reconocimiento de iguales al régimen de La Habana y a su camorra oficial. Aquellos que además permiten que a un trato cordial y respetuoso se responda con alaridos, consignas e interrupciones de las sesiones programadas.
No acaban de entender que los demócratas no son iguales a esa gentuza. El régimen de La Habana y sus organizaciones oficiales son excluyentes, totalitarios y represores. Nunca debieron repetirle la invitación a una Cumbre de las Américas. En Panamá ya habían hecho gala de su genuina naturaleza.
POLÍTICA
La Cumbre de Lima, ¿una ocasión para afianzar la democracia?
DDC | Madrid
La VIII Cumbre de las Américas tiene como eje principal la “Gobernabilidad democrática frente a la corrupción”. Una elección atinada, puesto que el tema es ciertamente una prioridad.
Y es que la magnitud de la corrupción en América Latina bien podría ejemplificarse con una simple lista, la de los escándalos con ramificaciones innumerables como los Papeles de Panamá o la trama de Odebrecht. 
O bien la de los presidentes, en funciones o retirados, procesados a lo largo y ancho del continente: Lula Da Silva y Michel Temer en Brasil; Cristina Fernández de Kirchner en Argentina; Alejandro Toledo, Ollanta Humala, Alan García y Pedro Pablo Kuczynski en Perú; Ricardo Martinelli en Panamá; Otto Pérez Molina en Guatemala; Francisco Flores y Elías Antonio Saca en El Salvador; Rafael Callejas en Honduras…
La corrupción sigue siendo así un mal endémico en las sociedades latinoamericanas. No es de sorprender que, en un sondeo publicado en octubre pasado, la ONG Transparencia Internacional haya constatado que, en el conjunto del continente, los encuestados afirman que el fenómeno ha aumentado durante el último año.
El estudio de la organización, que esta vez ha abanicado 22.000 personas en 20 países, constituye uno de los parámetros más socorridos para perfilar la dimensión del problema en la región.
El asunto no es de poca importancia, pues representa un lastre para el desarrollo económico. Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), la corrupción atrofia las posibilidades de crecimiento sostenible e inclusivo y genera un clima desfavorable para las inversiones (tanto privadas como extranjeras). 
Todo esto no hace sino acentuar las desigualdades, ya que, al mermar la capacidad de los Estados para cumplir sus funciones básicas, se reduce el suministro de bienes públicos, afectando especialmente a los más pobres.
Se trata pues de un círculo vicioso. Al incidir negativamente en la economía, perjudica las facultades del Estado, lo cual repercute en el mantenimiento (o aumento) de la desigualdad, que a su vez perpetúa un ambiente poco propicio (inseguridad, escasez de mano de obra cualificada, etc.) para un desempeño económico óptimo.
Déficit democrático
Peor aún, dicha espiral pone en jaque los cimientos mismos de la democracia. Es decir, el derecho de los ciudadanos, independientemente del estatuto socio-económico, a acceder en igualdad de condiciones a las prestaciones públicas.
Así, Transparencia Internacional señala que el 29% de los entrevistados afirma haber tenido que pagar un soborno para poder beneficiarse de un servicio público. Sin embargo, solo el 9% declara haber denunciado la situación a las autoridades. Una proporción irrisoria que se explica, hasta cierto punto, por las represalias sufridas por un 28% de los denunciantes.
Semejantes cifras revelan que parte considerable de la ciudadanía en el continente se enfrenta en su cotidiano con instituciones en las que el déficit democrático es patente.
Este hecho se remite a causas que encuentran su origen, en cierta medida, en los procesos históricos que han moldeado la realidad latinoamericana.
En efecto, esta institucionalidad relativamente frágil, pese a las mejoras de las últimas décadas, se enraíza en unas democracias sistemáticamente puestas a prueba mediante ya sea intentonas golpistas (militares o cívicas) o las derivas autoritarias propias del caudillismo.
Es justamente esa tradición caudillista la que propicia, a niveles provinciales y municipales, la apropiación de facto de la maquinaria estatal y la instauración de redes clientelares. A lo cual se suman los altos índices de pobreza que ostenta el continente y que convierten el desvío de los recursos públicos en un modo de subsistencia.
Retos pendientes
Aun así, no todo es sombrío en el panorama actual. En primer lugar, porque la heterogeneidad de la región tiende a atenuar el diagnóstico trazado. Uruguay y Chile, por ejemplo, presentan una realidad diametralmente opuesta a la de Venezuela y Haití, que cuentan entre los países más corruptos del mundo.
Además, el reforzamiento del Estado de Derecho, que ha venido profundizándose desde los 90, se ha traducido en varios países en una disminución de la tolerancia hacia la corrupción. A ello no son ajenas las manifestaciones multitudinarias de los últimos años en Brasil, Guatemala o República Dominicana, por solo citar unos casos.
Una evolución que se ha visto también acompañada por la modernización (y mayor autonomía) de las instancias judiciales —factor clave para explicar el creciente procesamiento de miembros de las élites políticas y económicas—. 
En este sentido se marcó un hito, en 1996, con la adopción de la Convención Interamericana Contra la Corrupción (CICC), en la que los países firmantes se comprometían a promulgar diversas leyes, con especial acápite en la extradición para los casos de corrupción.
No obstante, aún queda mucho por hacer. El tema es complejo y, por lo tanto, necesita ser abordado desde distintos ángulos. Transparencia Internacional, por ejemplo, recomienda a los gobiernos tomar medidas que reduzcan los sobornos en los servicios públicos, publicitando claramente las tarifas de los servicios y optimizando los procedimientos burocráticos con el fin de evitar que la toma de decisiones se dilate o permita la arbitrariedad.
También hace hincapié en la necesidad de fortalecer las instancias judiciales, asegurando una mayor transparencia en el nombramiento de los jueces y en la asignación de causas o, incluso, eliminando la inmunidad política en los hechos de corrupción. No menos importante es el saneamiento de las fuerzas del orden y la protección de los denunciantes de las irregularidades.
Por último, la lucha contra la corrupción no puede obviar los problemas socio-económicos. La situación de Uruguay y Chile da a pensar que también se necesita nivelar hacia arriba las condiciones de vida de la población y, en particular, de los más desfavorecidos. Lo cual supone ambiciosas políticas sociales y de redistribución de riquezas. Todo esto con un objetivo preciso, la consolidación de las instituciones democráticas.  
De no lograrse en Lima acuerdos en ese sentido, la Cumbre será sencillamente una ocasión perdida más. 

http://cubanoticiasdisidentes.blogspot.com/feeds/posts/default
Go to article

Noticias relacionadas:


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *