Cuba Blog – Blogs from Cuba
Calendario
January 2018
MTWTFSS
« Dec  
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031 
Ayuda a Iniciativa Cubaverdad
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Google – Web

Google – Sitios Cubaverdad
Busca en Blogs de Cuba con Google
Loading


Follow this Blog
Categorias
Un David Letterman introspectivo, alejado de la ironía y los chistes de ocasión; un Barack Obama, con su inteligencia y carisma característicos, que nos hace lamentar, una vez más, el retroceso que azota a esta nación con un patán en la Casa Blanca. My Next Guest Needs No Introduction, el nuevo programa de Letterman en Netflix arrancó con la primera entrevista televisiva a Obama tras dejar la Casa Blanca.
Pese a la audiencia entusiasta la representación fue algo sombría, quizá en parte por el escenario desnudo y la ausencia del más mínimo resplandor, salvo ambos participantes sentados en dos sillas casi desoladas con un fondo muy simple, apenas algunas luces.
El espectáculo —el concepto cabe en lo que se refiere a contemplación, pero suena casi a burla cuando se confronta con el despliegue visual y sonoro de The Late Show— fue el primero de lo que se anuncia como una serie de oportunidades únicas para explorar detalles más personales de los participantes, al tiempo que la curiosidad de quienes se sientan y dialogan, tanto entrevistador como entrevistado.
Con tal intención, es posible que el primer programa agotó en buena medida las reservas de interés. ¿Después de Obama y Letterman qué? Con una frecuencia mensual, luego aparecerán George Clooney, Jay-Z, Tina Fey, Howard Stern y Malala Yousafzai. La serie corre el peligro de quedar en simple ejercicio de estilo, peculiaridad o capricho.
Más allá del político —donde asistimos simplemente a una repetición—, Obama brindó una serie de detalles familiares como padre y esposo, simpáticos y hasta un poco conmovedores, pero sin gran importancia. Además de la simpatía, valió la pena verlo y escucharlo sobre aspectos de la relación con sus padres, donde logró mezclar cierta vulnerabilidad —solo posible de expresar tras el abandono del cargo— y tocar por momentos lo íntimo, así como referencias a su formación como político y persona. Paradójicamente, lo más interesante que ofreció Letterman no fue su papel de entrevistador: más bien determinados momentos en que Obama lo obligó a ser entrevistado, un derrotero que al principio tomó el programa y al que él se opuso con un humor abierto y una rispidez latente. Luego el propio Letterman retomaría esa vía al final.
Pese a que el tema del racismo ha alcanzado una vigencia momentánea tras el último exabrupto de Trump —algo que por supuesto la producción del programa no pudo anticipar—, el segmento central dedicado a la lucha por los derechos civiles y la desigualdad racial tuvo cierto tono de clase de moral y cívica, no por necesaria demasiado convencional.
Durante la entrevista se hizo evidente que, por supuesto, el expresidente había establecido pautas sobre lo que respondería: ausente estuvo el nombre de Trump o referencia alguna a sus tuits o mención alguna sobre el resultado de las elecciones o el rumbo actual de la presidencia. Fue, en lo esencial, un despliegue del ideario liberal estadounidense en su mejor ejemplo.
“Parte de la capacidad para dirigir el país no tiene que ver con la legislación, no tiene que ver con las reglamentaciones, tiene que ver con dar forma a las actitudes, dar forma a la cultura, aumentar la conciencia”, enfatizó el exmandatario.
Desde esta primera entrega, My Next Guest Needs No Introduction se presenta como una especie de exhibición de lo imposible para la televisión estadounidense actual, incluso en las estaciones por cable: una reflexión seria sobre la sociedad, tanto social como política, donde los aspectos culturales se priorizan y el farandulero esta ausente; pero sin olvidar detalles humanos y hasta triviales, alejado del formato encartonado que lastra a la televisión pública y al toque sensacionalista siempre presente en las cadenas de noticias, con independencia de sus preferencias ideológicas.
Tanto Obama como Letterman —cada cual en su terreno— ya pasaron por el reconocimiento, el triunfo y la fama. Ambos no han logrado trascender ese período de ajuste que viene tras lo logrado y el programa lo mostró a cabalidad.
El tema de la segunda oportunidad apareció una y otra vez, tanto bajo el disfraz del chiste más o menos cruel —“A ti te botaron, a mi no”, el dijo Obama a Letterman— como del imposible convertido en un lamento —“Creo que tienes que volver a la Oficina Oval”— al que el expresidente contestó que si no se lo impidiera una enmienda constitucional, sería Michelle la razón y motivo para no intentarlo: “Quiero conservarla junto a mí”.
Uno de sus mejores momentos fue la salida juntos, caminando hacia una puerta que se abre al exterior del estudio que es el mundo: ese mundo en que ambos saben ya no son protagonistas cotidianos. En esta ocasión intentaron lograrlo de nuevo, al menos una vez al mes y gracias a Netflix, que se ha convertido en una especie de protectora de las segundas oportunidades.


http://armengol.blogspot.com/feeds/posts/default?alt=rss
Go to article

Noticias relacionadas:


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *