Cuba Blog – Blogs from Cuba
Ayuda a Iniciativa Cubaverdad
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Google – Web

Google – Sitios Cubaverdad
Busca en Blogs de Cuba con Google
Loading


Follow this Blog
Categorias

Que se apiade con los que se acuestan y levantan con hambre, con los que sufren la angustia de no tener nada, ni siquiera un pedazo de pan duro, con que aplacar el hambre…

ICLEP: Hoy quiero comer, sin ver delante de mí las caras afligidas por el hambre.
Inline image
 Adorno de Thanksgiving, hecho por mi hijo Carlos
Angélica Mora
Apuntes de una Periodista
Nueva York
Hoy realicé las compras para nuestra cena de El Día de Acción de Gracias…
Pese a que traté de no hacerlo, recordé a Venezuela, esa tierra privilegiada donde pasé los diez mejores años de mi vida, como persona y profesionalmente.
Añoré la alegría de su gente que era contagiosa y las comidas inolvidables:
Cuando nuestra Unidad de Radio Caracas Televisión -camarógrafo, luminito y yo- terminábamos nuestra labor y nos parecía buena nos premiábamos yendo a comer “algo rico”.
Podían ser “carnitas” al Junquito, comida alemana a Colonia Tovar, arepas en Chacaíto, cocido de res o pescado en el litoral, conejo a la Guaira, churros en la Plaza la Candelaria o cualquiera otra “picada” que se nos antojara en esos momentos.
El ex presidente de Venezuela, Jaime Lusinchi, cuando era miembro del Congreso, tenía su vendedor de “batidos” y chicha a la vuelta de la esquina; y era común que invitara a miembros de la prensa a sumarse en el pedido, que él mismo pagaba.
Nuestra mesa familiar desbordaba durante las fiestas con hallacas, pan de jamón, y tantas otras exquisiteces venezolanas.
Imaginen mi tristeza, frente a las noticias de que ahora los venezolanos, agobiados por el hambre, revuelven los depósitos de basura para encontrar algo que comer y los niños mueren a diario por desnutrición.
Asimismo, enfermos fallecen por falta de medicinas en el país de América Latina que tuvo el primer transplante de corazón con Christian Barnard, considerado como el cardiólogo más famoso del mundo.
Hoy quiero comer, sin ver delante de mí las caras afligidas por el hambre.
Deseo no sentirme culpable cuando boto a la basura restos de comida de mi refrigerador.
Y cuando compro, como lo hice hoy, los elementos que constituirán nuestra cena de “thanksgiving” en el otro país que  me acogió.
Solo le pido a Dios, -ese Creador que me puso en la tierra y me llenó de privilegios- que tenga piedad con los que nada tienen, en Cuba, Venezuela y todo todo otro lugar.
Que se apiade con los que se acuestan y levantan con hambre, con los que sufren la angustia de no tener nada, ni siquiera un pedazo de pan duro, con que aplacar el hambre…

 

http://iclep.org/feed/
Go to article

Noticias relacionadas:


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *