Cuba Blog – Blogs from Cuba
Ayuda a Iniciativa Cubaverdad
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Google – Web

Google – Sitios Cubaverdad
Busca en Blogs de Cuba con Google
Loading


Follow this Blog
Categorias

1914-1918

Cien años después del inicio de la Gran guerra europea, los cañones del nefasto suceso resuenan en las páginas de ensayos y novelas que indagan o recrean las huellas del desastre, retomado asimismo por salas de teatros, productoras de cine y galerías de arte inspirados en hechos y testimonios de personajes que sufrieron o reportaron la masacre de aquellas trincheras de júbilo, angustias, horror y decepciones desatadas por generales resentidos y gobiernos oportunistas.

La Primera Guerra Mundial (1914-1918), extendida por países de Europa a sus colonias de África y el Oriente Próximo, trascendió el traspatio del “continente más civilizado” y repercutió en la industria, el comercio y las relaciones políticas de naciones de América, Asia y Australia, contribuyendo al sucesivo ascenso ideológico del comunismo, el fascismo y el nazismo. No en vano es denominada Primera Guerra Mundial y precedió a conflictos que derivan en la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

Los intentos por mover las fronteras, los intereses en juego, la  manipulación patriótica, los bombardeos a ciudades, los fusilamientos de insumisos, la muerte de diez millones de soldados y los traumas y neurosis de combatientes y familiares inspiraron a historiadores, escritores y artistas que “certificaron” la catástrofe y ahora nos “invitan” a implicarnos desde la memoria.

Decenas de textos vieron la luz antes de la firma del Armisticio a fines de 1918. La distancia es acortada por reediciones de clásicos y novísimos. Entre los primeros “regresan” best-sellers y obras maestras del pacifismo, cuyos autores testimoniaron la lucidez en medio de la brutalidad, se asoman al abismo desatado por la masacre, narran los espacios poblados de recuerdos y los desplazamientos de refugiados bajo el coro de las bombas y el tartamudeo del hambre y los fusiles.

Retornan dos creadores españoles que reportaron la contienda y escribieron libros memorables. Los cuatro jinetes del apocalipsis, novela del valenciano Vicente Blasco Ibáñez, fue publicado en 1916, traducido en Estados Unidos en 1918 y llevado al cine en 1921. Si Ibáñez narra la historia de dos familias relacionadas entre sí que luchan en bandos diferentes; Azorín compila sus crónicas parisinas en París bombardeado (1921), de enorme impacto psicológico y clamor antibélico.

De la misma década son El retorno del soldado (1918), de la inglesa Rebeca West, quien esboza el regreso a casa de un militar herido en el frente; Tempestades de acero (1920), relato autobiográfico del alemán Ernts Junger, que constituye la antítesis  de El miedo, de G. Chevalier, o Sin novedad en el frente, de Erich M. Remarque. Junger mezcla el heroísmo con la violencia desenfrenada y casi elogia la guerra. Mientras El buen soldado Svejk, del narrador checo Jaroslav Hasek, ficciona la guerra desde una mirada paródica que ridiculiza a las instituciones vistas por el  personaje central.

En tanto Los siete pilares de la sabiduría (1922), de T. E. Lawrence es una apasionante y excesiva crónica histórica y relato de viaje por los desiertos del Próximo Oriente, tras las tribus árabes con las que debió contactar. Les siguen en el tiempo real y editorial Adiós a todo esto, de Robert Graves, quien combatió en Somme y describe el desastre inglés de esa batalla en la que mueren veinte mil militares; Adiós a las armas, del mítico Ernest Hemingway; Iniciación de un hombre, de John Dos Passos; las tres publicadas en 1929; Johnny cogió su fusil (1931), del guionista y narrador Dalton Trumbo; Viaje al fin del mundo (1932), del complejo y polémico Louis Ferdinand Céline, que presenta las peripecias de un personaje cínico y descreído que va al frente sin ganas de jugarse la vida. La biografía El mundo de ayer, del judío austriaco Stefan Zweig (1942) y los ensayos Los cañones de agosto, de Bárbara Tuchman (1962) y Missing of the Somme, de Geoff Dyer (1958), miran al patético entorno europeo de entonces y reflexionan sobre los desaparecidos.

Nuevas ediciones proyectan las sombras de aquella contienda en ocasión del centenario. El ensayo 1914-1918, la historia de la Primera Guerra Mundial, del historiador británico David Stevenson, revalida “la capacidad y destreza para explicar situaciones y hechos complejos en una prosa atractiva”. En casi novecientas páginas el autor nivela el relato de los sucesos y enjuicia su impronta en el desenlace de la conflagración, desde las trincheras de Verdún o Somme hasta los desiertos de Asia Menor o las colonias de Inglaterra, Francia o Alemania en África. Es pues, “un exhaustivo análisis político, estratégico y militar de la contienda”.

En esa línea se inscriben los volúmenes Los sonámbulos, de Christopher Clark; 1914, el año de la catástrofe, de Max Hastings; o el exhaustivo 1914, de la paz a la guerra, de Margaret MacMillan.

Hay libros para escoger, evocar y reflexionar sobre la barbarie desatada por los bárbaros civilizados de Occidente. Leer sobre la guerra y sus horrores suele ser un alegato de paz, un reto ante la tradición de la guerra y el mito de la paz. En hora buena.

Viaje al fin de la noche, de Louis F. Céline

 

Los Cuatro_Jinetes del apocalipsis

Adios a las armas

http://vocescubanas.com/anclainsular/feed/
Go to article

Noticias relacionadas:


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.