Cuba Blog – Blogs from Cuba
Ayuda a Iniciativa Cubaverdad
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Google – Web

Google – Sitios Cubaverdad
Busca en Blogs de Cuba con Google
Loading


Follow this Blog
Categorias

por Gesse Castelnau Jorrin
Centro Habana
El miedo es un extraño sentimiento que experimentamos todos los seres humanos. Una chocante sensación que a veces nos hace temblar y nos paraliza.
Pero el mío lo controlo yo, siempre con la ayuda de Dios y de mi poderoso Changó. Ellos fortalecen mi espíritu en los difíciles momentos en que mi debilucho cuerpo flaquea y la mente se me oscurece.
Lo experimenté el día en que varios desconocidos secuestraron, en plena vía pública, a mi hermano de crianza, Yuri, lo condujeron, en la noche, hacia un lugar desconocido, -encapuchado-, y le quemaron la frente con un objeto metálico caliente, el mismo día en que cumplía 34 años.
¿Quién no ha sentido miedo alguna vez? ¿A quién no le ha tocado la puerta esa desagradable sensación?
Ese inoportuno adversario me persigue cada vez que voy a la iglesia de Santa Rita, situada en la capitalina barriada de Miramar, donde la integrantes del movimiento disidente Damas de Blanco oran por la libertad de nuestro pueblo, en especial, por los presos políticos. Lo veo ahí, parado frente a mí cuando informo al mundo las arbitrariedades que comete el gobierno contra nuestro pueblo.
A pesar del miedo que experimento cada domingo en que estoy en Miramar, ese histórico lugar que se hace inmenso con el aroma  femenino de un universo criollo, no me resisto a la tentación de tomar una cámara fotográfica y captar imágenes de aquellas dignas mujeres cuando elevan sus desesperados ruegos a Dios y marchan por la Quinta Avenida, con un gladiolo en la mano.
Ese gran amor que despiden ante el altar y ante, el Dios padre de Jesucristo, -paraquienes profesamos la religión Yoruba, Olofi-, me auxilia en la difícil batalla por controlar mi miedo.
Sí, porque el miedo se puede controlar. Una poderosa fuerza venida del más allá, que supera las fuerzas humanas, nos ayudan en este empeño.
Ver a aquellas féminas transitar por las calles, vestidas de blanco, el color de la pureza; mirarlas protestar, más que implorar, es avizorar el futuro próspero de la patria, el cual se edifica con una dosis grande de sacrificios.
Nunca será en vano apoyarlas. Más bien es esa una misión obligatoria, patriótica, imprescindible, que no pude abandonarse por el miedo.
Por eso tengo el miedo controlado. Lo guardo en uno de los bolsillos de mi pantalón. No me deshago de él, pero lo controlo.
Es que no puedo renunciar al amor más sublime, el de la patria.
yeyeirde@gmail.com

http://reportasincensuracuba.blogspot.com/feeds/posts/default
Go to article

Noticias relacionadas:


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.