Cuba Blog – Blogs from Cuba
Ayuda a Iniciativa Cubaverdad
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Google – Web

Google – Sitios Cubaverdad
Busca en Blogs de Cuba con Google
Loading


Follow this Blog
Categorias
por Manuel Fernández Rocha*

El socialismo y el totalitarismo no son lo mismo, y aunque regímenes totalitarios han tomado el nombre de socialistas, no podemos mezclarlos de ninguna forma.
Los partidos socialistas surgieron en Europa y se extendieron por todo el mundo a partir de mediados del siglo XIX. Tenían por objetivo reformar la sociedad y defender los intereses de las clases más desposeídas, en primer lugar los intereses de la clase obrera.
Se formaron dos internacionales: una en 1864 y la otra en 1889 en París, durante el centenario de la Revolución Francesa. Esta Segunda Internacional está activa actualmente.
El Partido Socialista ha devenido en un partido político que se centra en las mejoras sociales en beneficio de todo el pueblo y en levantar el nivel de vida general. No está por la dictadura de clase alguna y es defensor de los Derechos Humanos de las personas.
El totalitarismo surge después de la Primera Guerra Mundial. Poco antes, en noviembre de 1917, toma el poder en Rusia, elimina a los demás partidos políticos y confisca todo tipo de propiedad. El Estado se convierte en el monopolista de toda actividad y la individualidad personal desaparece.
El totalitarismo se extiende en 1922 a Italia, en 1933 a Alemania, en 1939 a España y en 1949 a China. Otros países en el mundo, principalmente en Europa, han tenido gobiernos totalitarios entre las dos guerras mundiales.
En Alemania, Italia y España se organiza un totalitarismo nacional; en Rusia se crea un internacionalismo proletario que duró 74 años y que partió de 1919 con la creación de la Tercera Internacional, que negó y fue negada por la Segunda Internacional.
El gran problema es la dictadura personal que surge con el totalitarismo y que niega todos los principios de dirección colectiva del socialismo.
El totalitarismo niega en la práctica la dirección colectiva, que es la base de la democracia. Surgen máximos líderes que lo pueden todo y que gobiernan sin el consentimiento de los gobernados. Surge un gobierno muy centralizado y son eliminados por la fuerza todos los demás partidos políticos. Al centralizarlo todo y eliminar cualquier crítica, el gobierno se estanca y ocurren los más grandes errores.
Los medios masivos de información sólo publican lo que el gobierno quiere, y a gusto de éste. El pueblo está desinformado y reprimido. La enseñanza se convierte en adoctrinamiento político. La propaganda es total y no tiene matices.
Esta opresión no se practica en los países donde el partido socialista ha sido gobierno. Actualmente, en Europa y América Latina los socialistas gobiernan en varios países.
Como se ve, socialismo y totalitarismo no son lo mismo, y las diferencias son enormes. El socialismo es democrático, el totalitarismo no; el socialismo defiende los derechos humanos, el totalitarismo no; el socialismo no reprime a sus críticos, el totalitarismo sí. De los estados totalitarios las personas huyen o se suicidan; las cárceles están repletas de presos políticos. Los gobiernos socialistas con los demás partidos políticos tratan de hacer avanzar a sus pueblos; no se creen predestinados para gobernar eternamente y creen en la variación democrática de los gobiernos.
En la práctica, no hay diferencias entre los gobiernos comunistas y fascistas. La represión total se da en los dos. Los gobiernos de la URSS y Alemania invadieron Polonia por el este y el oeste, y comenzaron la Segunda Guerra Mundial en 1939. No hubo ninguna diferencia ideológica, se aliaron normalmente.
Junto con el partido socialista se alternan en el gobierno otros partidos democráticos, ya sean liberales, conservadores o de otras denominaciones; ninguno aspira a eternizarse en el gobierno, porque esto no es democrático. La democracia, como forma de gobierno, se ha extendido a todo el mundo, pero hay países actualmente que son totalitarios o autoritarios, donde no hay democracia.
El autoritarismo se ha dado y se da en varias partes del mundo. En América Latina y África fue y es endémico. No llega a los abusos del totalitarismo. Puede haber partidos políticos, pero los caudillos autoritarios lo dominan todo. Hay constituciones democráticas que se soslayan. El gobierno de Batista en Cuba de 1952 a 1958 es un ejemplo.
El autoritarismo mata y reprime ilegalmente; con una constitución democrática debe fingir. El totalitarismo mata y reprime legalmente; hace una constitución antidemocrática y no finge ser democrático en nada. Un solo partido gobierna indefinidamente, y dicen sus propagandistas que esto está bien. No puede haber ninguna oposición, y un solo líder gobierna hasta su muerte o hasta que un fenómeno ocurra.
El caso es que muchos gobiernos totalitarios se dicen socialistas para cubrirse con un partido democrático, y muchas personas creen que el socialismo es una forma de totalitarismo. El Partido Socialista Sueco ha afirmado reiteradamente que el socialismo será democrático o no será, y tiene toda la razón. Ellos criticaban en la URSS la falta de democracia.
En los países totalitarios, los partidos socialistas hacen filas con los demás partidos democráticos y son los mayores críticos del despotismo del partido único. En los partidos socialistas no hay un líder máximo que lo sepa y haga todo. Se discute y aprueba todo colectivamente, como lo es en toda democracia que se respete.
En una democracia, los partidos políticos y sus programas son libres, y el pueblo escoge al que crea mejor y lo cambia en las próximas elecciones si así lo estima. Nadie piensa quedarse en el gobierno indefinidamente, y las elecciones tienen que ser supervisadas por neutrales. Los datos son inmediatos, y no pasan días y días para conocer los resultados.
En las democracias, los partidos políticos existen para hacer funcionar mejor el país. Tienen sus programas y es el pueblo, en elecciones libres, quien escoge al partido que prefiera. La propaganda electoral es libre y elige a sus representantes.
* Manuel Fernández Rocha: Graduado en la Universidad de La Habana en las carreras de Historia y de Derecho. Entre los abogados agramontistas residentes en Cuba es uno de los más antiguos. Es fundador y Presidente del Foro de Estudios Históricos, y en esta condición se ha adherido a distintos proyectos opositores, tales como Concilio Cubano, el Proyecto Varela, la Iniciativa por la Patria de Todos y la Asamblea para Promover la Sociedad Civil. Reside en la ciudad de La Habana.

http://corrienteagramontista.blogspot.com/feeds/posts/default
Go to article

Noticias relacionadas:


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.